Los fariseos son un grupo o movimiento político social y religioso, así como una escuela de pensamiento judía en la Tierra de Israel durante el período del Segundo Templo. Tras el sitio de Jerusalén y la destrucción del Segundo Templo en el año 70 d. C., el movimiento fariseo evolucionó para convertirse en la base litúrgica y ritual del judaísmo rabínico. Los fariseos son especialmente conocidos por su relación con los orígenes del cristianismo, por sus conflictos con Juan el Bautista y con Jesús de Nazaret. El Nuevo Testamento menciona que Pablo de Tarso era fariseo antes de convertirse al cristianismo.

Los fariseos definían que su movimiento nació en el período de la cautividad babilónica (587 a. C.-536 a. C.). Algunos sitúan su origen durante la dominación persa y los consideraban sucesores de los asideos y precursores del judaísmo rabínico.