Mary Shelley

escritora inglesa / De Wikipedia, la enciclopedia libre

Mary Wollstonecraft Shelley (de soltera, Godwin; Londres, 30 de agosto de 1797-ibid., 1 de febrero de 1851) fue una escritora,[2] dramaturga, ensayista y biógrafa británica[3] reconocida principalmente por ser la autora de la novela gótica Frankenstein o el moderno Prometeo (1818),[4] considerada la primera novela de ciencia ficción moderna y que logra inaugurar el género. También editó y promocionó las obras de su esposo, el poeta y filósofo romántico Percy Bysshe Shelley.[5] Su padre fue el filósofo político William Godwin y su madre la filósofa Mary Wollstonecraft, [6] escritora del libro fundacional del feminismo La Vindicación de los Derechos de la Mujer.

Quick facts: Mary Shelley, Información personal, Nombre co...
Mary Shelley

Retrato de Mary Shelley por Richard Rothwell, exhibido en la Royal Academy en 1840.[1]
Información personal
Nombre completo Mary Wollstonecraft Shelley
Nombre de nacimiento Mary Wollstonecraft Godwin
Nacimiento 30 de agosto de 1797
Londres (Reino de Gran Bretaña)
Fallecimiento 1 de febrero de 1851 (53 años)
Londres (Reino Unido)
Causa de muerte Tumor cerebral
Sepultura St Peter's Church, Bournemouth
Residencia Londres
Nacionalidad Británica
Lengua materna Inglés
Familia
Padres William Godwin
Mary Wollstonecraft
Cónyuge Percy Bysshe Shelley (1816-1822)
Hijos Percy Florence Shelley
Información profesional
Ocupación Escritora
Años activa Siglo XIX
Movimiento Romanticismo británico
Género Ciencia ficción
Obras notables
Distinciones
  • Science Fiction and Fantasy Hall of Fame (2004)
Firma
Close

En 1814, Mary Godwin inició una relación sentimental con uno de los seguidores políticos de su padre, Percy Bysshe Shelley, quien ya estaba casado.[7] Los dos, junto con la hermanastra de Mary, Claire Clairmont, vivieron en Francia y viajaron por Europa; a su regreso a Inglaterra, Mary estaba embarazada.[8] Durante los siguientes dos años ella y Percy se enfrentaron al ostracismo social, a las deudas constantes y a la desgracia del fallecimiento de su hija, nacida prematuramente. Se casaron a finales de 1816, tras el suicidio de la primera esposa de Percy Shelley, Harriet.[9]

En 1816, la pareja pasó un verano con George Gordon Byron, John William Polidori y Claire Clairmont cerca de Ginebra, Suiza, donde Mary concibió la idea para su novela Frankenstein.[10] Los Shelley abandonaron Gran Bretaña en 1818 y se mudaron a Italia, donde su segundo y su tercer hijo murieron antes de que Shelley diese a luz a su último hijo, el único que sobrevivió, Percy Florence.[11] En 1822, su esposo Percy Bysshe Shelley se ahogó al hundirse su velero, durante una tormenta en la Bahía de La Spezia.[12] Un año después, Mary Shelley regresó a Inglaterra y desde entonces en adelante se dedicó a la educación de su hijo y a su carrera como escritora profesional.[13] La última década de su vida estuvo plagada de enfermedades, probablemente vinculadas al tumor cerebral que acabaría con ella a los 53 años.[14]

Hasta la década de 1970, Mary Shelley fue principalmente reconocida por sus esfuerzos para publicar las obras de Percy Shelley y por su novela Frankenstein, la cual sigue siendo ampliamente leída y ha inspirado varias adaptaciones en cine y teatro.[15] Recientemente, los historiadores han comenzado a estudiar más detalladamente los logros de Mary Shelley. Los eruditos han mostrado un interés creciente en su producción literaria, particularmente en sus novelas, como las novelas históricas Valperga (1823) y Perkin Warbeck (1830), la novela apocalíptica El último hombre (1826) y sus dos últimas novelas, Lodore (1835) y Falkner (1837).[16] Los estudios de sus trabajos menos conocidos, como el libro de viajes Caminatas en Alemania e Italia (1844) y sus artículos biográficos incluido en la obra de Dionysius Lardner Cabinet Cyclopaedia (1829-1846) apoyan el punto de vista de que Mary Shelley continuó siendo una política radical a lo largo de su vida. Las obras de Mary Shelley a menudo argumentan que la cooperación y la compasión, particularmente las practicadas por las mujeres en sus familias, son las formas de reformar a la sociedad civil. Esta visión constituyó un desafío directo al romanticismo individual promovido por Percy Shelley y a las teorías políticas educativas articuladas por su padre, William Godwin.[17]