El yidis,[Nota 4] yiddish[1] (ייִדיש yídish, pron. ['jidiʃ]) o ídish[2] (אידיש ídish), también conocido como judeoalemán,[3] es un idioma perteneciente a las comunidades judías asquenazíes tanto del centro como del este de Europa, y sus emigrantes y descendientes en Israel, el continente americano y otros lugares del mundo. La base sintáctica y gran parte del léxico del yidis provienen del alto alemán, pero el yidis posee también influencias del idioma hebreo[4] y de algunas lenguas eslavas. Clasificado como lengua altogermánica, la ortografía del yidis usa los caracteres del alfabeto hebreo[5] y la vocalización que lo caracteriza (conocida como píntelaj) posee características singulares. El nombre del idioma proviene del alto alemán, donde originalmente se conocía como jüdisch-deutsch (idioma alemán judío).

Quick facts: Yidis, Hablado en, Hablantes, Familia, Escrit...
Yidis
ייִדיש / Yídiš
Hablado en Alemania Alemania
 Argentina
 Australia
Bélgica Bélgica
Colombia Colombia
Bielorrusia Bielorrusia
Brasil Brasil
Canadá Canadá
Chile Chile
 Estados Unidos
Hungría Hungría
Israel Israel
Lituania Lituania
México México
Moldavia Moldavia
Países Bajos Países Bajos
Polonia Polonia
Rumania Rumania
Rusia Rusia
Suecia Suecia
Suiza Suiza
Ucrania Ucrania.[Nota 1]
Hablantes 1 505 030[Nota 2]
Familia

Indoeuropeo
  Germánico
    Germánico occidental
      Altogermánico

        Yidis
Escritura Alfabeto hebreo
Estatus oficial
Oficial en Rusia Rusia: Óblast Autónomo Hebreo.[Nota 3]
Bosnia y Herzegovina Bosnia y Herzegovina
Países Bajos Países Bajos
Polonia Polonia
Rumania Rumania
Suecia Suecia
Ucrania Ucrania
Regulado por YIVO (de facto)
Códigos
ISO 639-1 yi
ISO 639-2 yid
ISO 639-3 yid
Close

El yidis es una lengua milenaria, se desarrolló tanto en Europa Central como en Europa del Este a partir del siglo X y fue desde entonces evolucionando en cada una de dichas regiones junto a las lenguas locales. Tras la emigración de la población judía de las mencionadas regiones europeas hacia el continente americano, los devastadores efectos del Holocausto, y particularmente debido a la globalización, la población hablante del yidis fue reducida de 13 millones en 1930 a tres millones de personas en 2005.[cita requerida]

Los judíos ultraortodoxos y algunos de los ortodoxos emplean a diario el yidis para comunicarse entre ellos, ya que consideran que la lengua hebrea propia de la Antigüedad es sagrada y solo se debe usar en las plegarias o para el estudio de la Torá. No obstante, para su escritura se emplean los caracteres hebreos desde por lo menos el siglo XIII,[6] los mismos que figuran en los textos sagrados del judaísmo y que se emplean en la escritura del hebreo moderno.[7] En este aspecto, el yídis sigue una costumbre común de las lenguas judías derivadas de idiomas europeos (como el judeoespañol).